¿Estan los mensajes de textos destruyendo el lenguaje?

Resumen de una charla de John McWhorter

 

Aunque se dice que los mensajes de texto están acabando con la lengua, y que reflejan la decadencia de la alfabetización y la habilidad para escribir entre los jóvenes, lo cierto es que esos mensajes son simplemente una nueva clase de comunicación emergente. Sencillamente, porque los mensajes de texto no tienen nada que ver con la lengua escrita.

El comienzo del lenguaje ha sido siempre hablado, que es para lo que estamos concebidos genéticamente. La lengua escrita llegó mucho más tarde, como una herramienta más de comunicación, pues se trata de un proceso consciente con el que podemos explicar cosas que serían mucho más complicadas de decir. La escritura no tiene nada que ver con el habla natural, o al menos con el habla informal.

El habla es menos reflexiva, más telegráfica, y por ello está tan alejada de la lengua escrita. Esta distinción entre lengua hablada y escrita ha sido algo conocido por todos durante siglos, aunque es ahora cuando podemos (gracias a los avances de las tecnologías) escribir como hablamos, así como a veces hablamos como escribimos, como por ejemplo en los discursos.

Con los teléfonos móviles podemos escribir al mismo ritmo del discurso. Los mensajes de texto tienen una estructura muy relajada: nadie piensa en mayúsculas o puntuación en los mensajes, igual que no lo hacemos cuando hablamos. Podríamos decir que es “hablar con los dedos”. A pesar de lo interesante que resulta, no es difícil pensar que puede suponer algún tipo de deterioro.

De los mensajes de texto han surgido todo tipo de convenciones nuevas, por ejemplo, el acrónimo “LOL”, del inglés laughing out loud (reírse a carcajadas), que se emplea para indicar risa. Sin embargo, con el tiempo, se habrán dado cuenta de que LOL ya no significa reír, sino que su significado ya se ha transformado en algo más sutil y específico.

LOL ya no significa reír a carcajadas. LOL se ha transformado en algo mucho más sutil. Si observamos las conversaciones en las que se emplea, vemos que se usa de formas muy concretas, aunque puede lograr diferentes significados, como por ejemplo marcador de empatía, de acompañamiento. Esto, según los lingüistas, es un conector o partícula pragmática, y es muy común en cualquier lengua hablada.

Existe toda una lista nueva de estructuras que están evolucionando, a pesar de la negatividad con la que parecemos observar la evolución del lenguaje. Sin embargo, yo creo que esta nueva forma de enviar mensajes de texto supone una nueva forma de emplear la lengua escrita que los jóvenes están desarrollando, ya que lo hacen junto con sus habilidades de lengua escrita, lo que significa que pueden hacer ambas cosas. Cada vez existen más evidencias de que ser bilingüe es beneficioso cognitivamente. Esto es especialmente cierto cuando se escribe en dos dialectos. Y por lo tanto los mensajes de texto son realmente una evidencia de un acto de equilibrio que los jóvenes utilizan de forma inconsciente, por supuesto, pero es una extensión de su repertorio lingüístico.

Sería extraordinario ir al futuro y leer los mensajes escritos por jóvenes de 16 años para saber hacia dónde se ha desarrollado este lenguaje desde nuestro tiempo, y así examinar este milagro lingüístico que está sucediendo justo ante nosotros.

 

© Diseñado por Andreas Viklund